//DEJA PANDEMIA ‘NÚMEROS ROJOS’ EN LA INDUSTRIA DE RESTAURANTES EN 2020

DEJA PANDEMIA ‘NÚMEROS ROJOS’ EN LA INDUSTRIA DE RESTAURANTES EN 2020

La pandemia ha afectado a todos los sectores productivos del país, sin embargo, el de servicios ha sido más sensible y ha reportado las mayores caídas en ventas y empleo en 2020.

Guillermo Martínez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) Laguna, dijo que el balance dentro del sector es negativo, con números rojos al cierre de este año que termina, aunque algunos giros mostraron mejoría como el de pizzas, hamburguesas y quienes manejan el concepto de autoservicio.

Declaró que “el sector si arroja perdidas, números rojos en 2020”.

El presidente de Canirac Laguna mencionó que ha sido un año muy critico para la industria de restaurantes, en donde los primeros meses con la pandemia de marzo a abril, muchos negocios tuvieron que cerrar sus puertas para evitar mayores contagios, operando algunos meses en niveles del 25 por ciento, aplicando para ellos protocolos de salud y capacitación al personal para seguir operando.

En La Laguna de Coahuila se camino a paso lento, pero seguro para evitar un aumento en los contagios, por lo que los negocios siguen operando al 50 por ciento de su capacidad instalada, promoviendo desde un inicio la comida para llevar a través de plataformas digitales o bien servicios locales a través de taxis, bicicletas o motocicletas.

A decir de los propios restauranteros tuvieron que unir fuerzas y crear un mismo frente para hacer propuestas ante el Subcomité de Salud, en donde se presentaban cifras de contagios y acciones para reducirlos en la entidad.

Algunos confesaron que no contaban con el servicio para llevar debido al concepto que manejaban, como sucedió con MAIA Taller Culinario, sin embargo, en poco tiempo la gran mayoría se subió a la digitalización y cuenta ya con su página web, puede hacer pedidos para llevar y cuenta con un servicio propio para enviar sus alimentos a clientes.

Las inversiones por parte de los restaurantes para cumplir con los protocolos de desinfección y evitar mayores contagios, salieron de los bolsillos de los empresarios, grandes y pequeños, gastos que no pudieron reflejar en los precios de los platillos y bebidas por la crisis de salud y económica.

AL 25% DE SU CAPACIDAD

En el mes de julio de 2020 la industria de restaurantes anunciaba la reapertura de sus puertas al público, operando al 25 por ciento de su capacidad instaladas, por lo que se promovió el pedir comida para llevar para mantener las operaciones de los negocios.

Los empresarios aprendieron sobre la marcha como se incrementaba el número de personas contagiadas y sin poder establecerse una curva de demanda en la semana, teniendo fines de semanas buenos y otros no.

En septiembre se avanzó y se aumento a un 50 por ciento el nivel de ocupación de los negocios, lo cual dio confianza, sin embargo, la gente comenzó a salir y realizar reuniones en casas, por lo que repuntaron los casos de personas contagiadas y con ella las defunciones.

Esto provocó que las autoridades de salud y del gobierno redoblarán las acciones, tanto en Coahuila como en Durango, por lo que en la vecina entidad se regreso a semáforo rojo y tuvieron que tomar medidas muy estrictas para evitar la movilidad de la población, por lo que no tuvieron el programa de El Buen Fin.

Momentos críticos se vivieron en octubre y noviembre, advirtiendo autoridades de la mesa de salud que, si la gente no atiende el llamado de quedarse en casa, se multiplicarían los contagios y no habría capacidad de atención en los hospitales, lo cual se cumplió.

El gobierno estatal se puso las pilas y pidió reportar las fiestas y reuniones sociales en casas o salones si rebasan las 10 personas. Hace unas semanas, las reuniones en viviendas persistían en menor número, pero seguían, pero con una baja importante en la capacidad hospitalaria, lo cual generó confianza.

En la última semana se diciembre, los protocolos de salud en restaurantes, comercios y en general en todos negocios persisten, por lo que los restauranteros promovieron el servicio para llevar durante estas fiestas navideñas, teniendo a decir de Guillermo Martínez una buena respuesta.

MENOS EMPLEO, PERO MÁS SOCIOS

Los resultados del COVID-19 en la industria de restaurantes en La Laguna tiene resultados mixtos, ya que por una parte se registró el cierre de 18 negocios y la pérdida de empleo, con el 20 por ciento del personal (meseros, garroteros y hostess).

La estimación hecha por Canirac Laguna es que cerró por la pandemia un 5 por ciento de los negocios, pero también provocó que otros restaurantes decidieran afiliarse para obtener capacitación y apoyos ante el gobierno. Por ello en enero se tenían 185 afiliados, para diciembre la cifra creció a 280.

Se informó que durante el año abrieron más de 10 negocios nuevos y que se inscribieron como socios.

Sin embargo, las ventas reportadas en Canirac Laguna también muestran distintas caras, ya que los negocios se pizzas, hamburguesas y de autoservicio lograron salir mejor librados de esta crisis sanitaria, ya que se facilitaba el servicio para llevar a casa, en tanto los negocios que brindan el full service, reportaron pérdidas económicas importantes.

En los meses de marzo a abril las ventas cayeron hasta un 85 por ciento, posteriormente se recuperaron en septiembre con una caída de solo 30 por ciento. Posteriormente en octubre, con el aumento de contagios, las ventas cayeron más del 50 por ciento y ahora en diciembre es de tan solo un 30 por ciento.

El panorama para 2021 es positivo con la llegada de la vacuna contra COVID-19 para el sector y toda la población.

ETIQUETAS:

Reportera especializada en el área de negocios en la Comarca Lagunera desde 1993 a la fecha, tiempo en el cual se han entrevistado a empresarios de varios sectores productivos, de instituciones educativas, investigadores y de gobierno relacionados con el sector empresarial regional. El acercamiento con asociaciones civiles y ecológicas han abierto una puerta para publicar sus actividades que realizan en bien de las comunidades y de la sociedad lagunera, al igual que el desarrollo de productos artesanales y con valor agregado para su comercialización dentro y fuera del país.