//LAGUNERA CONVIERTE EL ACEITE DE ORÉGANO EN SU MEJOR MEDICINA

LAGUNERA CONVIERTE EL ACEITE DE ORÉGANO EN SU MEJOR MEDICINA

Carilostol es un jarabe natural, hecho a base de aceite de orégano y miel y su fabricación nace más como una opción para elevar las defensas de una paciente con cáncer, que el atender una tos, sinusitis o alergias.

Dicen que las grandes ideas se presentan en momentos críticos de la vida de las personas y esto le paso precisamente a Anavelina Vargas, una sobreviviente de cáncer, quien al buscar recuperarse de esta enfermedad usando solo productos naturales vio una gran oportunidad de crear este jarabe a base de aceite de orégano (antibiótico natural más potente dentro del mercado) y miel para su uso personal.

Posteriormente al ver los resultados positivos compartió el producto con amigos y familiares sobre los grandes beneficios del aceite de orégano y los beneficios de esta medicina alternativa.

La propietaria Carilostol relató que nunca pensó en esta idea de fabricar un producto o tener una marca propia de un jarabe natural, sino que esto se presentó por si solo, en un momento crítico de su vida.

Recordó que esta idea comienza cuando laboraba en la Universidad de Chapingo en Bermejillo, organizando talleres y Simposium internacionales, por lo que tuvo la oportunidad de conocer al presidente de la asociación nacional del orégano, quienes darían un taller para elaborar jarabe en 2015.

Mencionó Anavelina Vargas que conoció de cerca la potencia de esta planta conocida como el oro verde dentro del mercado gracias a sus múltiples propiedades curativas, al ser un antiséptico natural que mata microbios y gérmenes.

Dijo que ahí aprendió las ventajas de combinar la miel de abeja con el orégano permite aliviar ciertos padecimientos, como las de tipo respiratorio y antiespasmódico, o bien para atender la osteoporosis como se hace en Suiza y Holanda.

EMPEZO AL REVÉS

Platicó Anavelina Vargas que el uso del jarabe le ayudó para su recuperación del cáncer y elevar sus defensas, por lo que al ver sus beneficios pensó en compartirlo con los demás.

Sin tener una marca ni envase diseñado, decidió no pensarlo mucho y comenzó a fabricar el jarabe para atender problemas respiratorios, desde una tos, bronquitis, sinusitis, alergias y asma.

En febrero de 2016 logró registrar su marca como Carilostol, diseñar una etiqueta y cambiar los envases de color ámbar para su mejor conservación, por lo que lleva 5 años trabajando en este producto alternativo y natural.

La producción se hace en forma artesanal y con la ayuda de su hija, por lo que su producción es limitada y lo comercializa de boca en boca, a través de volantes que reparte en plazas de la región.

Las recomendaciones que se da entre familiares y amigos le permite mandar pedidos a distribuidores que tiene en Monterrey, Guadalajara, Estado de México, Puebla, Irapuato y Ciudad Juárez.

Destacó que dentro del mercado no hay jarabes que tengan aceite de orégano, por lo que sus resultados son inmediatos, en pocos días.

Informó que el aceite lo compra a un productor de la capital de Durango, el cual tiene un certificado y la miel de un productor de La Laguna.

Platicó que uno de los sueños es tener una fábrica para producir solo productos naturales, enfocados todos hacia la salud y comercializarlos en Centro y Sudamérica y EU.

La propietaria de Carilostol mencionó que ha recibido testimonios de personas que han usado el jarabe para reducir los efectos del COVID-19, asegurando que debido a que es un expectorante natural y desinflamatorio hay una recuperación más rápida, lo cual no ha sido avalado por alguna autoridad sanitaria.

Actualmente el negocio cuenta con otros productos que usar el orégano: talco, gel, paletas de dulce, cremas y jabones.

ETIQUETAS:

Reportera especializada en el área de negocios en la Comarca Lagunera desde 1993 a la fecha, tiempo en el cual se han entrevistado a empresarios de varios sectores productivos, de instituciones educativas, investigadores y de gobierno relacionados con el sector empresarial regional. El acercamiento con asociaciones civiles y ecológicas han abierto una puerta para publicar sus actividades que realizan en bien de las comunidades y de la sociedad lagunera, al igual que el desarrollo de productos artesanales y con valor agregado para su comercialización dentro y fuera del país.