//UNA TRADICIÓN QUE NO OLVIDA LA FAMILIA ANAYA DESDE HACE 23 AÑOS, LA RELIQUIA A SAN JUDAS TADEO

UNA TRADICIÓN QUE NO OLVIDA LA FAMILIA ANAYA DESDE HACE 23 AÑOS, LA RELIQUIA A SAN JUDAS TADEO

Desde hace 23 años la familia Anaya de La Torre comparten con vecinos y amigos su tradicional reliquia en honor de San Judas Tadeo.

Carmelita de la Torre inició con esta tradición familiar desde esos años debido a un momento de crisis personal, por lo que hizo la promesa al santo de los casos difíciles y es tiempo que hoy sus hijos y nietos mantienen esta devoción.

Las filas en auto se ven desde varias cuadras al local que tiene la familia en la calle La Opinión, entre la avenida Allende y Matamoros. Gracias a que dieron la opción de recoger la reliquia desde su auto, los autos formados alcanzaron la calle El Siglo de Torreón hasta la avenida Abasolo que me tocó observar.

Carlos Anaya es hijo de la señora Carmelita de la Torre y platicó que son muchos los años en que se realiza el rosario, hay danza y la tradicional reliquia, la cual es compartida con amigos, vecinos y público en general.

Dijo que año con año se junta el dinero para hacer esta gran fiesta al santo, aunque en 2020 expresó que “le quedamos mal”, pero ahora se retoma con mayor fe esta promesa familiar.

Comentó contento y sonriendo que la respuesta de la gente fue positiva, pero, reconoce que se rebasaron los límites al ver que hay una larga fila de coches esperando recibir un plato de comida.

“La fila de coches me dicen que llegó hasta la avenida Bravo, son más de 6 cuadras.”

Se prepararon 150 kilos de asado y 100 kilos de sopa, por lo que espera que todos alcancen comida, ya que hay 4 cazos grandes de asado y 16 charolas de sopa.

Reconoció que su mamá Carmelita hizo la promesa de hacer reliquia durante 8 años, por lo que al casarse su esposa y él decidieron continuar con esta tradición religiosa.

Reportera especializada en el área de negocios en la Comarca Lagunera desde 1993 a la fecha, tiempo en el cual se han entrevistado a empresarios de varios sectores productivos, de instituciones educativas, investigadores y de gobierno relacionados con el sector empresarial regional. El acercamiento con asociaciones civiles y ecológicas han abierto una puerta para publicar sus actividades que realizan en bien de las comunidades y de la sociedad lagunera, al igual que el desarrollo de productos artesanales y con valor agregado para su comercialización dentro y fuera del país.